Dando fruto en la vida

"Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas" (Juan 10:11)

 

Cada persona de este mundo ha sido creada por Dios para un propósito concreto que, en la mayoría de los casos, pasa inadvertido para el propio afectado. La tarea de cada uno de nosotros es encontrar su objetivo en la vida y el motivo por el cual Dios le ha creado.

"Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida." (Romanos 5:10)

 

Hemos llegado a aquella época del año en la que conmemoramos la Pascua cristiana. Para aquellos que vivan en un país de mayoría católica-romana veremos que esto supone una serie de actos públicos que intentan recrear el dolor y la pena por la muerte de Jesús. Especialmente si fijamos nuestra vista en España veremos en casi cualquier pueblo o ciudad una procesión de imágenes, encapuchadas, plañideras, orquestas e incluso cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado acompañándolas y participando en los mismos.

Miedo

"La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo." (Juan 14:27)

 

Enfermedad, muerte, soledad, abandono, separación, pérdida de trabajo, amenazas, inestabilidad, catástrofes naturales, son tantos los peligros que nos rodean que es difícil no sentir miedo en algún momento de nuestras vidas. El miedo nos paraliza, nos hace mudar el color de la piel, trastorna nuestros sentidos, nos embota el pensamiento. Ante el miedo podemos huir, enfrentarnos o dejarnos vencer pero tarde o temprano acabamos siendo presa de él.

"Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos" (Apocalipsis 15:3)

 

Muchas personas piensan que tienen que hacer grandes cosas para salvarse. Algunos consideran que han de ser buenas personas, otras obedecer a Dios. La realidad es que Jesucristo es quien salva y nosotros somos los salvados. Nada podemos hacer por nosotros mismos para salvarnos de la muerte. Este es un gran misterio que mucha gente no sabe comprender.

Cristo es la Roca firme

"Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Hebreos 13:8)

 

Llega el año nuevo y cambian muchas cosas y otras permanecen para ir desapareciendo a lo largo de este 2010. Seres queridos vienen y se van de este mundo, fortunas nacen y desaparecen, el paisaje que nos rodea cambia y se transforma para volver a permanecer. Nos planteamos nuevos propósitos, resucitamos viejas metas olvidadas y abandonamos vicios arrastrados desde hacía años. Nos enmendamos y corregimos, volvemos a caer y nos amoldamos al paso del tiempo.