Para inaugurar esta sección deseo aportar mi experiencia, para edificación y ayuda de otras personas en situación similar, explicando un poco como transcurrió mi vida, desde mi pasado de odio y desprecio a todo lo que yo era, hasta cuando acepté mi condición sexual.

Un testimonio

En mi adolescencia, y hasta hace unos pocos años, yo rechazaba mi tendencia sexual, puesto que consideraba que el Señor reprobaba todo tipo de sentimiento de atracción por personas del mismo sexo. En aquella época era miembro de una Iglesia evangélica conservadora. Incluso en mi intento por disipar todas mis dudas llegué a ser un furibundo homófobo y organicé conferencias y debates sobre el tema. Todo esto empezó a cambiar un día cuando empecé a sentir atracción más fuerte hacia los hombres y fue entonces cuando empecé a llevar una doble vida. Al final abandoné mi iglesia lleno de dudas. Las relaciones que tuve entonces no funcionaron, además yo hice algunas cosas que Dios reprueba y de las cuales me arrepiento.

Gracias al Señor todo aquello pasó, y por medio de su Providencia me llevó hasta mi esposo, cristiano también, y ahora me siento realmente feliz y puedo gozar de todas las bendiciones posibles, mientras crecemos en nuestro conocimiento de la Palabra de Dios y formamos una familia cristiana.

Actualmente vivimos unidos por el amor en una vida entregada al Señor, siendo este sitio de Internet el fruto de nuestro trabajo como servidores de Dios.