Confesión de fe de Westminster

La Confesión de fe de Westminster es una declaración de fe reformada redactada por la Asamblea de Westminster en 1646.

El Parlamento inglés convocó la Asamblea de Westminster, que desarrolló sus trabajos entre el año 1643 y el año 1649, con el fin de reestructurar la Iglesia de Inglaterra. En los seis años de trabajo la Asamblea produjo, entre otros documentos, la Confesión de fe de Westminster (1646), el Catecismo menor (1647) y el Catecismo mayor (1647).

Estructura de la Confesión de fe de Westminster

  • Capítulo I: De las Santas Escrituras
  • Capítulo II: De Dios y de la Santísima Trinidad
  • Capítulo III: Del decreto eterno de Dios
  • Capítulo IV: De la creación
  • Capítulo V: De la providencia
  • Capítulo VI: De la caída del hombre, del pecado y de su castigo
  • Capítulo VII: Del pacto de Dios con el hombre
  • Capítulo VIII: De Cristo, el Mediador
  • Capítulo IX: Del libre albedrío
  • Capítulo X: Del llamamiento eficaz
  • Capítulo XI: De la justificación
  • Capítulo XII: De la adopción
  • Capítulo XIII: La santificación
  • Capítulo XIV: De la fe salvadora
  • Capítulo XV: Del arrepentimiento para vida
  • Capítulo XVI: De las buenas obras
  • Capítulo XVII: De la perseverancia de los santos
  • Capítulo XVIII: De la seguridad de la gracia y de la salvación
  • Capítulo XIX: De la ley de Dios
  • Capítulo XX: De la libertad cristiana y de la libertad de conciencia
  • Capítulo XXI: De la adoración religiosa y del día de reposo
  • Capítulo XXII: De los juramentos y de los votos lícitos
  • Capítulo XXIII: Del magistrado civil
  • Capítulo XXIV: Del matrimonio y del divorcio
  • Capítulo XXV: De la Iglesia
  • Capítulo XXVI: De la comunión de los santos
  • Capítulo XXVII: De los sacramentos
  • Capítulo XXVIII: Del bautismo
  • Capítulo XXIX: De la cena del Señor
  • Capítulo XXX: De la disciplina eclesiástica
  • Capítulo XXXI: De los sínodos y concilios
  • Capítulo XXXII: Del estado del hombre después de la muerte y de la resurrección de los muertos
  • Capítulo XXXIII: Del juicio final