Confesión belga

La Confesión belga es una declaración de fe cristiana reformada publicada en 1561. En la época en la que se publicó se denominaba «Bélgica» al territorio que ocupan en la actualidad Bélgica y los Países Bajos.

El predicador reformado Guido de Bres (1522 - 1567) lideró la redacción de la Confesión belga junto a otros reformados. Uno de los objetivos de la declaración era conseguir que el rey de España Felipe II (1527 - 1598) promulgara leyes para garantizar la libertad religiosa en los Países Bajos a través del conocimiento de lo que realmente era la fe reformada.

Pese a intentarlo, Guido de Bres no logró conseguir su objetivo: la Inquisición lo condenó a muerte y lo ahorcó en público por sus creencias cristianas.

Estructura de la Confesión belga

  • Artículo 1: El único Dios
  • Artículo 2: Los medios mediante los cuales conocemos a Dios
  • Artículo 3: La Palabra de Dios escrita
  • Artículo 4: Los libros canónicos
  • Artículo 5: La autoridad de la Escritura
  • Artículo 6: La diferencia entre los libros canónicos y los apócrifos
  • Artículo 7: La suficiencia de la Escritura
  • Artículo 8: La Trinidad
  • Artículo 9: El testimonio sobre la Trinidad en la Escritura
  • Artículo 10: La deidad de Cristo
  • Artículo 11: La deidad del Espíritu Santo
  • Artículo 12: La creación de todas las cosas
  • Artículo 13: La doctrina de la providencia de Dios
  • Artículo 14: La creación y la caída del hombre
  • Artículo 15: La doctrina del pecado original
  • Artículo 16: La doctrina de la elección
  • Artículo 17: La recuperación del hombre caído
  • Artículo 18: La encarnación
  • Artículo 19: Las dos naturalezas de Cristo
  • Artículo 20: La justicia y la misericordia de Dios en Cristo
  • Artículo 21: La expiación
  • Artículo 22: La justicia de la fe
  • Artículo 23: La justificación de los pecadores
  • Artículo 24: La santificación de los pecadores
  • Artículo 25: El cumplimiento de la Ley
  • Artículo 26: La intercesión de Cristo
  • Artículo 27: La Santa Iglesia Católica
  • Artículo 28: Las obligaciones de los miembros de la Iglesia
  • Artículo 29: Las marcas de la verdadera Iglesia
  • Artículo 30: El gobierno de la Iglesia
  • Artículo 31: Los oficios de la Iglesia
  • Artículo 32: El orden y la disciplina de la Iglesia
  • Artículo 33: Los sacramentos
  • Artículo 34: El sacramento del bautismo
  • Artículo 35: El sacramento de la Cena del Señor
  • Artículo 36: El gobierno civil
  • Artículo 37: El juicio final