Juan Wyclif

Juan Wyclif (circa 1320 - 1384) nació en el norte de Inglaterra en el siglo XIV. Mostró interés en las matemáticas y en las ciencias naturales, aunque se decantó finalmente por la teología y la filosofía. Estudió en la Universidad de Oxford, de la que posteriormente fue profesor. Fue el autor de la primera traducción de la Biblia a la lengua inglesa, conocida como la Biblia de Wyclif. Ha sido bautizado como el lucero del alba de la Reforma, debido a que fue el primero de los precursores de la Reforma. Algunas de las doctrinas que posteriormente serían reivindicadas por los reformardores ya las había formulado él, aunque de forma aún muy imperfecta.

Ya en la universidad se había distinguido por apoyar las tesis anticuriales, si bien no fue hasta los últimos años de su vida en los que se hizo popular por ello. Fue el fundador del movimiento de los lolardos, un grupo de predicadores pobres que iban de pueblo en pueblo enseñando la Palabra de Dios.

Fue contemporáneo del Cisma de Occidente, en el que hasta tres papas llegaron a disputarse la autoridad. En el año 1365 el papa Urbano V (1310 - 1370) reclamó a Inglaterra los impuestos pendientes de más de treinta años. Los ingleses recibieron esta reclamación con una mezcla de indignación y suspicacia. No sólo se indignaron por el hecho de que un poder forastero les estuviera reclamando dinero, sino que vieron detrás de ello la gran mano de Francia. Urbano V tenía su sede en Aviñón en la época del Cisma de Occidente, por lo que no era extraño pensar que detrás de estas reclamaciones no había otro motivo que el deseo de debilitar a Inglaterra por parte de los franceses, que controlaban la corte papal.

Así pues, el Parlamento inglés declaró que Inglaterra no podía estar sujeta a ningún poder externo, por lo que el papa no podía exigir el pago de ningún tributo. Juan Wyclif apoyó la tesis del Parlamento y fue designado posteriormente como teólogo en la diputación que, en nombre de Inglaterra, fue enviada a Brujas (Bélgica) para negociar acerca de los tributos que el papado exigía a Inglaterra.

A la vuelta de su viaje a Bélgica escribió varios tratados muy beligerantes contra la iglesia romana. Afirmó que, en el dominio temporal, el rey de Inglaterra estaba por encima del papa de Roma. Manifestó su rechazo a la venta de indulgencias, al monasticismo, a la regeneración bautismal y a la transustanciación. Afirmó la justificación por la sola fe y la predestinación de los santos.

En sus últimos años tradujo la Biblia del latín al inglés. Falleció en 1384 excomulgado por el papa de Roma. Cuando murió la esposa de Ricardo II, Ana de Bohemia, sus criados volvieron a Bohemia y con ellos se llevaron las doctrinas predicadas por Juan Wyclif. Éste fue el suelo fértil que más tarde ayudaría a crecer a Juan Hus (circa 1369 - 1415).

El Concilio de Constanza prohibió sus obras en 1415. Las declaró heréticas y solicitó la exhumación de sus restos y la quema de sus huesos.