Lutero clavando las 95 tesis en la iglesia de Wittenberg

"¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!" (Romanos 10:15)

 

Un año más hemos llegado a la fecha de conmemoración de la Reforma protestante. Tradicionalmente se cree que un día como hoy de 1517 Martín Lutero clavó en la puerta de la iglesia de su ciudad, Wittenberg, las 95 tesis, en las que defendía una limpieza de doctrinas falsas que se habían introducido en la Iglesia.

Escribir comentario (0 Comentarios)
Dibujo de la Bestia de Apocalipsis, por Alberto Durero

"Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros" (1 Juan 2:19)

Definiríamos la apostasía como el abandono de Dios por cualquier otra cosa. A veces esa otra "cosa" puede ser fácilmente identificable, en otras ocasiones tiene apariencia de Dios.

Esta semana pasada leíamos en diversos medios de comunicación sobre la salida de un grupo de catolizantes y tradicionalistas de la comunión anglicana, para pasarse a las filas de los católico-romanos. Como cristianos comprometidos con la Iglesia puede que la noticia nos haya llegado a impactar. Ni que decir tiene que para muchos puede haber supuesto una sorpresa y, hasta cierto punto, un hecho doloroso. No obstante, yo quiero resaltar las palabras del Apóstol Juan, con las que he encabezado el presente artículo, para utilizarlas como respuesta ante este anuncio del papado.

Escribir comentario (0 Comentarios)
La Iglesia de Dios y las Santas Escrituras

Es innegable que la Santa Escritura en 1ª de Timoteo 3:15 dice: "Para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad".

Escribir comentario (0 Comentarios)

Nos dice el apóstol Pablo en la epístola a los Romanos: "Gozaos con los que se gozan: Llorad con los que lloran" (Rom 12:15). Cuán fácil es alegrarse con aquellos que tienen motivos para estar contentos pero, qué difícil llorar con aquellos que están tristes. Durante toda nuestra vida intentamos huir del dolor, la pena y la muerte y cuando vemos en otros la profunda huella de la pérdida no sabemos cómo reaccionar. Hemos estado huyendo de la tristeza y ahora la vemos reflejada en la cara de nuestro prójimo como metal bruñido refleja la realidad, no claramente si no de forma desfigurada e indefinida. "Llorad con los que lloran": ésta es la recomendación de San Pablo, aún así para muchos es difícil llorar con aquel que está triste y prefieren mostrar optimismo y minimizar la pérdida del otro. Realmente esta actitud más que hacernos bien lo que provoca es endurecimiento, incomprensión y relativismo.

Escribir comentario (0 Comentarios)