¿Qué puedes hacer para salvar a Europa?

La secularización de Europa es un hecho patente en el Viejo Continente. El omnímodo control por parte del catolicismo romano de toda la vida espiritual, política y económica de todos los países europeos con mayorías romanistas generó un movimiento anticristiano cuya explosión fue la Revolución Francesa, en 1789.

Escribir comentario (0 Comentarios)
Yo sé que mi Redentor vive

«Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios; al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí» (Job 19:25-27).

La Gracia de Dios sigue siempre derramando bendiciones en la vida de los hombres. Muchas veces nos preguntamos, como creyentes, dónde está la mano de Dios cuando pasamos por malos momentos. El error estriba en la formulación de la pregunta. Lo que realmente deberíamos preguntarnos es dónde estamos nosotros cuando las cosas nos van mal.

Escribir comentario (0 Comentarios)
Nuestro líder, Jesucristo

A un día de la celebración en España de la Jornada Mundial de la Juventud católica-romana sigue la polémica en torno a su financiación e idoneidad.

Como cristianos evangélicos españoles nuestra reacción ante la JMJ es de indiferencia, molestia y curiosidad. Indiferencia porque es un acto que pertenece a otra confesión religiosa y por tanto no nos afecta, molestia porque supone un ejercicio más del papismo socio-político-cultural español, y de curiosidad porque no deja de tener cierto interés ver cómo reacciona la población ante la visita papal.

Escribir comentario (0 Comentarios)
El asesino de Noruega

El mundo entero sigue conmocionado por la masacre acaecida en Noruega el pasado viernes. El que, hasta ahora, parecía un país de ensueño y paz se ha convertido en un lugar de pesadilla.

Escribir comentario (0 Comentarios)
Indignados, ¿revolución o cambio?

Hace tan sólo unas semanas que se iniciaba en España un movimiento social que no ha parado de generar polémica y de provocar debate. Muchos han sido los que han intentado buscarle un sentido al movimiento, unos orígenes, un objetivo, delimitar sus partícipes o aproximarse a quienes lo componen. Dependiendo del medio de comunicación al que nos acerquemos para informarnos del movimiento de «indignados» será descrito de una manera u otra; visto con mejores o peores ojos. Lo cierto es que a nadie le ha dejado indiferente, y es extraña la conversación cotidiana que no acaba haciendo referencia a los campistas de plazas y parques de algunas de las ciudades de España.

Escribir comentario (0 Comentarios)